"The Rocky Horror Picture Show": El musical que va más allá de la pantalla

Actualizado: abr 9

María Roqueñi


via: @DA_REALKRIS.CARMEN

The Rocky Horror Picture Show fue adaptada por primera vez a la pantalla en 1975, y aunque el lanzamiento original se consideró un fracaso en el momento, la película rápidamente alcanzó el estatus de culto. Más de cuarenta años después de su lanzamiento, todavía se realizan proyecciones de medianoche en las que el público fanático interactúa con la película. 


Rocky Horror es una parodia de las películas B de ciencia ficción de las décadas de 1940 y 1950. El hecho de que sea ‘ciencia ficción’ tiene la intención de disculpar sus excesos y elementos débiles: nunca se suponía que el público en general lo tomara en serio y, de hecho,  se esperaba que perdonara los puntos inconsistentes de la trama y los disfraces exagerados. Pero la ciencia ficción, que es indignante y evidentemente ‘no real’, a menudo usa esa licencia para exponer y desafiar las verdades sobre las costumbres sociales de su audiencia. En el caso de The Rocky Horror Picture Show, los comentarios tratan principalmente sobre temas como la  represión sexual y sobre cómo las comunidades marginales, como el movimiento del orgullo gay de los años 70, por ejemplo, fueron vistas y retratadas por la sociedad dominante como una aberración social. 


La trama de la película es, paradójicamente, simple y al mismo tiempo complicada. Brad y Janet son dos jóvenes ‘normales’ obligados a buscar refugio en un castillo después de que su neumático se descompone durante una noche tormentosa. Una vez dentro del castillo, se encuentran con el doctor Frank N. Furter, un excéntrico travesti y científico, y también con su extraño y generoso surtido de sirvientes e invitados. Brad y Janet son despojados inmediatamente de su ropa empapada y pasan el resto de la película en ropa interior (hecho que sirve como una eliminación simbólica de las normas sociales). En el transcurso de la noche se enfrentan a muchas transgresiones sexuales y sociales a las que deben adaptarse. Aunque inicialmente están aterrorizados, Brad y Janet poco a poco se empiezan a sentir atraídos por la mini sociedad que se presenta dentro del misterioso castillo.


Rocky Horror es más que una simple película: se ha convertido en una comunidad y un espacio seguro para sus espectadores. Pero, culturalmente, esta película de culto actúa no sólo  como algo parecido a una religión, sino que, al mismo tiempo, sirve como una representación de su propia sociedad. Brad y Janet encarnan al público más conservador de la película, mientras que Frank N. Furter y sus sirvientes dan voz a aquellos que nunca se han sentido representados por personajes del cine o la televisión. La enorme recepción que experimentó la película se atribuye a su inclusión de temas progresivos como el sexo, las ambigüedades de género y la homosexualidad (junto con las teorías de performatividad, ritualización y las limitaciones que relacionan la película con la religión). 


En cuatro décadas desde el lanzamiento de la película, la influencia persuasiva de Frank ha demostrado ser demasiado poderosa para resistir, y generación tras generación de espectadores se han sentido conmovidos por ella. Aunque inicialmente apuntaba a una subcultura oculta, los temas de exploración sexual encontraron un terreno fértil en la década de 1970. 


Además, la participación del público con la película se ha convertido en una leyenda, ya que los espectadores ‘normales’, como Brad y Janet, dejan de ser observadores pasivos e interactúan activamente con estos personajes tan ‘depravados’ de la historia. La participación activa del público durante las proyecciones creó un fenómeno donde la película trasciende más allá de la pantalla; los espectadores citan líneas, arrojan arroz y papel higiénico a la pantalla y agregan diálogos adicionales. A quien nunca ha participado en una audiencia de Rocky Horrorse le llama ‘virgen’, y hay reglas adicionales para tratar con un recién llegado. La participación de la audiencia se ha convertido en un ritual muy elaborado y querido. 


Las películas de culto obtienen poco reconocimiento en los círculos académicos o críticos: a menudo son de bajo costo y se consideran entretenimiento ‘desechable’. Pero no hay nada desechable en The Rocky Horror Picture Show, a pesar de su estilo extravagante y los defectos narrativos obvios. Como una pieza audiovisual, no es, quizás, un brillante ejemplo de logro artístico, pero lo que le falta en delicadeza cinematográfica lo compensa en relevancia social. Como un monumento de la subcultura, reina como el rey de las películas de culto, y no se puede negar su poder de permanencia o su base de fanáticos. El estilo de vida de Frank puede ser ‘extremo’, pero todavía hay muchos espectadores esperando volver a hacer el ‘Time Warp’ una vez más. 


39 vistas

Suscríbete para recibir notificaciones del nuevo contenido