Reapropiación queer de las formas literarias europeas: el caso de Abigael Bohórquez



La conquista sí nos dejó bien confundidos en cuanto a las formas de expresión literarias, sinceramente. No había una forma propiamente latinoamericana después de la invasión europea, sino más bien un ‘tambalache’ entre las vivencias latinoamericanas pero modos de expresión extranjeros.


Tanto en prosa como en verso replicar el modelo europeo era lo ideal, aún cuando ese modelo no hubiera sido ni creado por ni para les escritores latinoamericanes. Pero no sólo son las formas de expresión literaria las que se regularon: también la producción y distribución de la literatura latinoamericana tenía que pasar por filtros institucionales europeos, y luego latinoamericanos, aunque siguiendo el modelo europeo.


En resúmen, ya no hay cómo escapar de las maneras en las que la conquista y la globalización han determinado las tendencias y estilos literarios.

Pero de que ha habido resistencia, sí ha habido. Y en este caso, en esta semana del imperialismo, se reconoce la obra de un poderoso poeta sonorense de nombre Abigael Bohórquez.


Bohórquez tuvo la gran ventaja de nacer a) queer y b) poeta, pero con la desfortuna de la categoría c) sonorense. Como una persona que también pertenece a las tres categorías, les puedo decir que no es nada fácil.


Sonora es la capital mexicana de la homofobia (a excepción tal vez de Monterrey o Sinaloa), y tienen tanto aprecio por la producción cultural como lo tienen por el calor de 50 grados. Además de esto, nació de una relación extramarital, lo cual resulta sumamente escandaloso y reprochable en Sonora (hasta hoy en día, claro (pareciera que el calor extremo derrite el sentido común de las personas)).


Su madre lo resintió toda su vida, sus colegas poetas lo desdeñaron, Sonora no movió un dedo para ayudarlo en vida, y murió casi en pobreza, en Hermosillo.


Pero que nadie diga que Abigael no fue un revolucionario. A pesar de que en su época fue repudiado por ser quien era, nunca se dejó ir.


De hecho, tomó un orgullo especial en ello. Y, hablando precisamente del tema de este ensayo, tomó las formas literarias europeas, específicamente el estilo de la literatura medieval española, aún más específicamente del mismísimo Arcipreste de Hita, que escribió una de las obras más importantes de la literatura medieval española.


Y usó este estilo precisamente para hablar de sus dolores y de sus sentires, incluído el ser gay. Y vaya que son poemas gays. Y vaya que son poemas hot. El homoerotismo está en toda su obra, pero este estilo español medieval combinado con estas temáticas son característicos de su último libro, Navegación en Yoremito.


Transcribo uno de sus poemas debajo:


De cómo los pastores suelen abandonar su hato para aposentar otras

ovejas de mejores maestrías en usos del otro amor

Dexó sus cabras el zagal y vino:

¡qué resplandor de vástago sonoro!

¡qué sabio verdecer sus ojos mansos!

¡qué ligera y morena su estatura!

¡qué galanura enhiesta y turbadora!

¡qué esbelta desnudez túrgida y sola!

¡qué tamboril de niño sus pisadas!

Dexó sus cabras el zagal y vino…

ah libertad amada, dixe,

este es mi cuerpo, laberinto, avena,

maduro grano que arderá en tus dientes,

esquila, choza, baladora oveja,

tecórbito y aceite, paja y lumbre:

¡baxa de llamarme, a reprenderme, a herirme,

a serenar turbadas hendiduras!

¡Baxa, pupila de avellana, baxa,

rústico centelleo, ráfaga de rocío,

colibrí de ardimentos,

soy también tu ganado! Ven, congrégame,

descíñete, sorpréndeme

asido a tu cintura, dulce ramo,

caramillo de azahares en mi boca.

…………………….

Y, ante mis ojos,

como un tañido de frescura,

triunfal y apasionado desconcierto,

emergió de sus piernas, trascendiendo

hacia todos mis dedos como galgos,

liebre espejante, mórbida espesura,

la suntuosa epidermis respirando,

temblando, endureciéndose

en la gallarda péndola

el orgulloso endurecido bronce

de su intocada parte de varón:

estallido, mordisco, ávida lengua, indómito pistilo,

pródigo arquero,

dulzorosa penetración,

novilúnido semen plenamar de su espasmo,

de su primer licor abeja de oro,

se me quedó en el pecho, pecho a tierra,

un gemido de manso entre los álamos.

Luego estuvimos mucho tiempo mudos,

vencedores vencidos,

acribillados, cómplices sobre las pajas ásperas:

él junto a mí sonando todavía

y yo, mi cara sobre sus genitales de salvaje pureza.

……………………………….

Recordé que se olvida,

que no se dixo nada

más.

Dexó sus cabras el zagal y vino.

¡Qué blanco,

qué copioso

y dul

ce

vino!


Este poema evidentemente habla por sí mismo, pero hablaré de él de todas maneras.


De la sensualidad, del humor, de la sutileza con la cual Bohórquez habla de dos hombres en un acto sexual. La audacia con la que enreda el homoerotismo entre palabras de amor y un estilo tan tradicionalmente europeo y heterosexual.


Bohórquez toma el estilo de uno de los autores más conocidos y clásicos del medioevo y explaya su propia experiencia particular de amor desde ahí. Evidentemente sabía lo que estaba haciendo porque sabía lo que era, y la manera tan inteligente en la que resiste desde lo tradicional, la manera en la que reta el molde de los poemas medievales tradicionales con una temática que, hasta el momento, no deja de ser un tabú, es una prueba latente de resiliencia y destreza poética como nunca volveremos a ver.


Abigael tenía todo en su contra, y resistió desde todos esos lugares. Sus poemas son infinitamente bellos, inteligentes, planeados, con técnica perfecta y un lenguaje precioso. Nunca se le hizo justicia, y hasta hoy en día el gobierno sonorense quiere acaparar sus escritos para ser publicados quién sabe cuándo, demostrando una y otra vez que no merecía tener este talento.


Afortunadamente, la obra de Bohórquez vive y vivirá, quieran o no las instituciones. La piratería siempre gana, y el conocimiento libre siempre gana. En esta semana, reflexionemos sobre cómo podemos resistir desde lo que ya nos fue impuesto y no se va a ir, para encontrar nuevos puntos de enunciación que destruyan esas imposiciones desde dentro.


Y para les poetes norteñes queer, no están soles. Vamos a revolucionar el norte.


*Para quien guste NO tener algunas obras de Bohorquez NO contacte a la autora a su correo sofibeltranh@gmail.com o NO a su instagram @verrtig0 para que NO le pase pdfs piratas que NO posee para que NO lo puedan leer. NO sí a la piratería.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo