¿Qué hace Ricardo Monreal?



Fernando Székely-Aburto


Nadie le recuerde a Ricardo Monreal que es senador, que la ciudadanía paga su salario y que no ha hecho su chamba en 3 años… no, enserio, nadie le recuerde, porque si al tipo se le ocurre intentar armarla de legislador me cae que acaba haciendo más daño.


Monreal dice que quiere ser candidato de Morena para la presidencia en 2024. De hecho lleva un rato ‘ejecutando’ una ‘movida política’ para lograrlo. Pero esa jugada política ha sido más errática que el Alito Moreno y nadie la entiende. Intentemos descifrarla aquí.


El richar


Últimamente Monreal ha defendido a la alcaldesa Sandra Cuevas, uno de esos miembros de la ‘oposición’ que de plano dan roña (no es ni de cerca la única). Hace poco hasta simpatizó con Alejandro Moreno, el jefe hampón del PRI que tiene más audio escándalos que ideas chidas.


Ha chillado y chillado pidiendo que el INE sea árbitro de la elección interna de Morena. Se ha atascado de las botas de López Obrador pero al mismo tiempo lo critica.


Un día dice que los actos anticipados de campaña que han estado armando los de su partido son ilegales. Al otro participa en esos mismos actos porque de tanto que se quejó ahora sí lo invitan.


A veces es el vato más pro-Morena del mundo, el tipo más ciegamente adicto a López Obrador. Y, a veces, es el rebelde del partido que, aunque nunca en su vida ha hecho las cosas de forma limpia, ahora pide ‘legalidad’, ‘transparencia’.


Como que no parece que se quiera ganar el favor de los morenistas, pero tampoco el de los anti Morena. Como que no le quiere caer mal a López Obrador, pero tampoco bien.


Medio que un día hace demasiado y al siguiente no concreta nada. ¿Qué está haciendo Ricardo Monreal y cómo planea llegar al palacio?


Ni idea. Pero aquí algunas opciones.


Opción A) Candidatura a la venta


Mira, aquí la idea sería que Monreal se va a hacer el que quiere ser presidente, pero a la mera hora va a negociar con el candidato líder de Morena, va a declinar y a cambio le van a dar una chamba jugosa.


¿Secretario de Gobernación? ¿Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, como alguna vez quiso? ¿Líder del partido? No importa. Todos esos puestos le quedan igual de grandes.


La bronca: Está calentando tanto los ánimos que se va a quedar sin cuates dentro de Morena. ¿Será que planea extorsionarlos después de pasar años siendo una piedra en el zapato? Ni que fuera Julio Scherer Ibarra. Lo que va a pasar, más bien, es que lo van a sacar a patadas del partido oficial por andar haciendo ruido.


Opción B) Nuevo opositor


Probablemente esta sea la menos descabellada. Tal vez el vato le está rogando a Mario Delgado y a López Obrador que lo expulsen del partido.


Tal vez se da cuenta de que los de la falsa oposición tienen el pésimo hábito de arropar a cualquiera que se pelee con AMLO, sea quien sea.


Tal vez ya platicó con Dante Delgado (Monreal estuvo un tiempo en Movimiento Ciudadano) y el maquiavélico líder de ese partido le ofreció recibirlo a él y a su carnalito el David (gobernador de Zacatecas) en tierra naranja.


La bronca: ¿Quién, de los que no quieren que gane Morena, va a votar por un exmorena que alimentó a la maquinaria obradorista, que huele a los chocolates de la marca de los hijos de AMLO y que le lamió las botas al bebé viejito por como 20 años? ¿Y quién de los que le van a Morena va a votar por un disidente del partido?


Opción C) La imposible


Dudo que esta sea la opción, la verdad, sería demasiado ridículo y nadie podría creer que algo así sería posible. La opción C) es que Ricardo Monreal genuinamente crea que va a ser candidato de Morena a la presidencia.


Mira, no digo que no tenga capacidades para ser presidente. Bueno, no, de hecho sí digo eso. Si el vato gana la grande de plano estamos fritos.


Pero además es obvio que no es un personaje que destaca, no es carismático, y, lo más importante… no es de los favoritos de López Obrador.


AMLO ya le aplicó el ‘ni te topo’ varias veces. Seguido le preguntan por sus tres gallos (Adán Augusto López, Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard) y el presidente contesta que feliz le dejaría la presidencia a cualquiera de ellos. Luego le mencionan al Monreal y la cara se le pone de piedra.


La bronca: No es favorito en el palacio, y esa candidatura la va a decidir ya sabes quién.


Opción D) Ni él sabe


Hay de dos. O Ricardo Monreal es exactamente lo que parece ser… o es un maldito genio.


Tal vez no sabe lo que está haciendo. O tal vez tiene un as bajo la manga. Y, tal vez, el vato cree que trae un as bajo la manga, pero en realidad no sabe lo que está haciendo.


Lo que sí es seguro es que su chamba no la ha hecho desde que la tiene, que lo que cobra lo coloca en el 2% de este país, que apoya ciegamente a su hermano aunque su hermano hace todo con las patas y a costa de la gente (es el gobernador peor calificado de México) y, obviamente, que tiene un ojo en el gato y el otro en la presidencia aunque la grande todavía está muuuuuy lejos.


La bronca: Ricardo Monreal

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo