Política errática: Anaya, AMLO, Adame



Estos políticos sospechosos de hoy te mienten a la cara, se mienten a sí mismos y se contradicen cada vez que hablan.


Acá los momentos erráticos de las últimas semanas en los que la raza política dijo cosas que, o evidentemente no son ciertas, o luego su conducta desmintió.


*


A Ricardo Anaya le dieron el pitazo de que lo buscaba la FGR porque lo había nombrado el canario (Emilio Lozoya) en sus declaraciones sobre Odebrecht. En su canal de YouTube dijo con el rabo entre las patas que era totalmente inocente.


Un ratito después Anaya el íntegro huyó del país. Típica conducta de alguien que no hizo nada mal. Como no tiene nada que esconder, como no es corrupto… se dio a la fuga en chinga.


Alfredo Adame, wannabe político y celebridad chafa, acusó a Laura Bozo (mira de qué cosas nos tiene hablando esta política triste) con el SAT por fraude. Luego se declaró ‘justiciero’ de todos los que quieren usar su fama como plataforma…


… esto un par de meses después de que usara su fama como plataforma para postularse de diputado. Fue uno de esos que le dio a México su enfermedad política más reciente, la de las celebridades usando su nombre para ganarse un desvirtuado curul. Además perdió bien denso.


AMLO iba de camino a su mañanera despótica en Chiapas esta semana cuando lo frenaron miembros de la CNTE. El gobernador del estado empezó el evento sin el hermano de Pío y Martín. Se veía culiado. Dijo que Andrés Manuel andaba dialogando con los maestros, que eso es lo bueno del presidente, que habla con todos y que es un demócrata.


Pero los videos de la banda del CNTE, a esa hora, revelan lo contrario. El presidente les dijo que no lo chantajearan, que no iba a ceder, que lo dejaran pasar y luego cotorriaban. Básicamente dejó en claro que ni loco dialogaba.


*


Estos políticos gángsters creen que la gente es tonta. Y eso que la gente los empoderó. Nos mienten a la cara y todos sabemos que lo que dicen no es cierto.


Lo más trágico es que tal vez ellos se la creen, que chance ellos sí están convencidos de las tonterías que dicen. Pero son mentiras aunque ellos se las crean.


Hablan sin sustento, dicen y prometen lo que les da la gana, aunque sea pura farsa.


*


Hablando del demagogo, el men dijo el otro día que su gobierno había sacado a Pemex del hoyo.


Eso con todo y que Pemex es la empresa petrolera más endeudada del mundo y debe dos billones y medio de pesos.


Marko Cortés (PAN), Alejandro Moreno (PRI) y los acarreados de la izquierda agonizante (miembros del PRD) el otro día se pararon a pedirle a Morena que no dejen que haya un narcoestado.


Nmms. A Cortés se le habrá olvidado ya que panas suyos como Genaro García Luna y Francisco García Cabeza de Vaca le hacían los mandados al narco. Alejandro Moreno ya no se acuerda de que con EPN la mitad de los gobernadores del país eran unos chuecos que andaban de compas con capos densos (véase Javier Duarte, Roberto Borge, Egidio Torre Cantú y como otros 15). ¿Apoco el PAN y el PRI no entienden que ellos nos metieron en el mugrero en el que estamos hoy?


*


Un pensamiento bonito para no irnos a la cama de malas:


Es la novela más leída del mundo. Alonso Quijano, en el siglo XVI español, sale al campo a jugar a que es caballero. Lo acompaña Sancho Panza, su homie entrañable. Alonso hace que todos le digan Don Quijote. Se meten en situaciones barrocas todas absurdas haciéndola de caballeros. Pero todos menos él saben que lo de los caballeros terminó hace rato. Saben que es un loco, que vive en la fantasía. Y en la segunda parte del libro, Don Q y Sancho leen el primer tomo, se leen a sí mismos, se saben personajes de literatura. Después de eso ya todos topan quién es Don Quijote. Entonces le sacan la vuelta, lo ponen en situaciones humillantes. Todos menos él se dan cuenta de que está mintiendo. Pierde batallas. Gana batallas. Despotrica contra Sancho. Pinche pedazo de literatura perfecta.


Estos políticos quijotescos hacen lo mismo: viven en otro mundo, juegan a lo que no es, se divierten y descansan en sus fantasías. Pero Don Quijote da risa y ternura. Estos tipos namás indignan.


*


Uno más y ahora sí ya me voy (versión haiku):


(A)

Estos ladrones

Adictos a mentirte

Yo digo: huevos.





1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo