Las vergüenzas de Florentino Pérez: ¿Víctima o estratega?


Arcadio Falcón




Aparenta debilidad cuando estés fuerte y fortaleza cuando estés débil. — Sun Tzu (Arte de la Guerra).


Florentino Pérez quiere ser Presidente de España. No tengo duda. Desde hace unos días, El Confidencial (periódico español) está filtrando regularmente audios en los que se escucha al “Presi” del “Madrí” menospreciar a antiguos jugadores y colaboradores, como Cristiano Ronaldo, D. José Mourinho o Iker Casillas (conocido en ciertos círculos como “El Topo”).

Lo que a primera vista parece una operación mediática de alguien que quiere acabar con Pérez podría ser, fácilmente, otra cosa: algo mucho más divertido.


Florentino es político. Hay una entrevista en Youtube en la que confiesa que él siempre quiso serlo pero no pudo dedicarse porque le echaron (VER AQUÍ).


Merece la pena ver ese fragmento de 5 minutos para entender mejor al personaje: Florentino no duda, nunca dice lo que no quiere decir y tiene siempre el control de la situación.

Me recuerda -aunque ustedes no estarán de acuerdo- a Donald Trump, ¿se acuerdan de él? Sigamos…


Sun Tzu concluyó que el arte de la guerra es en realidad la magia del engaño. La diferencia entre una victoria o una derrota en su época podía ser algo tan sencillo como inducir al enemigo a defender una posición… y atacar otra. La genialidad de este filósofo chino fue vislumbrar la evolución de la raza y traspasar conceptos belicistas de estrategia y movimiento de tropas al campo de la psicología, el psicoanálisis y la deducción.


Hoy la guerra ha cambiado mucho y no se lucha en montañas nevadas y llanuras inagotables, sino en el campo de la información. Y ahí, Florentino Pérez es Sun Tzu.

Porque, realmente, ¿dañan estos audios al Presidente? ¿O simplemente confirman lo que todo el mundo sospechaba?


En una de las grabaciones más dramáticas, Florentino ningunea a Iker Casillas (para unos “El Topo”, para otros “El Santo”) y Raúl González diciendo: “Son las grandes estafas del Real Madrid. Casillas no es un buen portero para el equipo y Raúl está destrozando el club como venganza por no jugar”. Es importante mencionar que esta grabación es del año 2006.


Yo en ese momento tenía 10 años, vivía en Madrid y estaba perfectamente enterado de que Raúl, el “7”, era una especie de dictador; lo sabía el mundo entero.

¿Y Casillas? Todos sabemos que es un gran portero al que le faltaron siempre unos centímetros, como señala el Presidente, y le sobró la novia (como comprobó Mourinho).


Sobre los Galácticos (Zidane, Beckham, Ronaldo…) dice que eran una panda de niñatos malcriados; sobre Coentrao que era un “idiota” por fumar y conducir sin carnet (difícil rebatir esto). Florentino incluso se mete con el presidente del Oporto, de quien sugiere que tiene una cuenta en Suiza para almacenar el dinero de las comisiones por fichajes. También menciona, en repetidas ocasiones, que Vicente del Bosque, entrenador del Madrid y ganador del Mundial con la selección española en 2010, ni sabe de fútbol ni maneja a los futbolistas. Básicamente, Florentino reconoce que en el Real Madrid mandan los jugadores; los empleados.


Y yo pregunto: ¿A QUIÉN SORPRENDE ESTO?


Siento decirles, amigos del Toro Salvaje, que si su reacción ante esto es la de: “Oh Dios mío, ya hasta el fútbol es corrupto”, no han estado prestando atención. El fútbol, como todo en el mundo del dólar, está en venta. Los aficionados, tertulianos y ex-jugadores ya comentan estas cosas en televisión y nadie les dice nada. ¿Por qué? Porque están teorizando. El crimen de Florentino ha sido confirmarlo.


Alguien quiere hacerle daño a Su Florentineza, eso está claro: primero porque es un tipo muy famoso y mediático, y segundo porque hace apenas 4 meses lanzó un órdago a la UEFA sobre el que escribí en El Toro (AQUÍ) al anunciar la Superliga Europea. Es lógico asumir que alguien cercano a él, alguien que había hecho estas grabaciones con la idea de tener un “seguro” por si algún día era necesario protegerse, ha sido contactado por personas que quieren vengarse del mandamás madridista.


Pero, y esto lo escribo convencido, esto no le hace ningún daño a su imagen; de hecho la refuerza. Pérez siempre se ha presentado como un hombre pragmático; un empresario fiero que hace lo que sea necesario para salvaguardar el futuro de sus proyectos. Y también es humano, claro.


¿Quién no se avergonzaría de sus palabras si le grabaran teniendo una charla distendida y sin filtros en un entorno protegido? Todos decimos barbaridades. En el mundo del postureo escasean momentos de autenticidad como los que se escuchan en estos audios: sin correción política ni buenísmo artificial.


Y eso, lo que sabían Sun Tzu y Maquiavello, lo saben también Trump y Florentino Pérez. La mala publicidad, en un momento en el que las líneas morales están tan desdibujadas, es buena publicidad.

La sabiduría popular que estos días impera en Twitter nos dice que este “escándalo” significará la dimisión del Presidente. Nada más lejos de la verdad.


Florentino, que es de todo menos tonto, sabía (casi seguro) de la existencia de estos audios. Le intentaron chantajear y, como los extorsionadores no saben quien es Sun Tzu, no entendieron su respuesta:


“Que os den por culo, publicad lo que queráis”.


Piensan que le están haciendo daño cuando están lanzando su carrera política. Por eso pienso… ¿Es realmente una víctima o un hábil estratega que ve cosas que los demás ignoramos?

32 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo