Alfred Hitchcock: el pionero del cine moderno

María Roqueñi


via: RTVE.es

"The only way to get rid of my fears is to make films about them.”

- Alfred Hitchock

Cada vez que hay una discusión sobre quién es el mejor cineasta de todos los tiempos, Alfred Hitchcock aparece en nuestras mentes. Ésto se debe a que cada industria tiene un pionero que empuja los límites de lo que uno podría considerar "aceptable" y Alfred Hitchcock, no fue solo uno de los mejores directores de todos los tiempos; también fue una de las fuentes de ingenio y sabiduría más confiables del mundo del cine. En una época en la que el cine está dirigido por remakes y secuelas, la marca única del cine de Hitchcock ha trascendido a través de generaciones y sigue inspirando a jóvenes cineastas. Si bien la industria del cine está llena de directores célebres cuyo legado se olvida y cuyas obras han superado su vida útil, las películas de Hitchcock todavía continúan siendo consideradas obras maestras.


Una de las muchas razones por la que Hitchcock es un cineasta peculiar es que jamás se apegó a un solo género, pues sus obras demuestran que el director británico constantemente ampliaba su variedad. Rebecca es un hermoso cuento de hadas gótico; Strangers on a Train, una exposición clave del héroe loco; Rear Window y Vertigo, magníficos comentarios sobre la visualización de películas; North by Northwest, una intrigante y brillante visión de un frívolo Cary Grant siendo perseguido por la ley; The Birds, un uso audaz del Apocalipsis y la ciencia ficción para dramatizar la inseguridad emocional íntima; y no puede faltar una de las películas más famosas de todos los tiempos Pshyco, el “grito de Wilhelm” y el brillante giro inesperado de la trama son testimonio de sus habilidades superiores como director.


Su cinematografía, es decir, trabajo de cámara y edición, marcan la pauta en la industria cinematográfica. Las habilidades cinematográficas de Hitchcock a menudo dependían de su obsesión por el control. Sus imágenes estilizadas y sus innovadoras habilidades con la cámara nos brindan una gran perspectiva de lo que sucedía en la cabeza del “Maestro del Suspenso”. Fascinado por el lado técnico de las películas, Hitchcock trabajó meticulosamente en sus guiones, contratando artistas para dibujar guiones gráficos de cada toma. Sus películas superaron obstáculos técnicos abrumadores cuyos resultados eran simplemente brillantes. Sus plano secuencias y el enfoque voyerista del trabajo de cámara ponen a la audiencia en la piel de los personajes. Cualquier cineasta que pueda realmente hacerte vivir la película a través de los ojos de un personaje es un genio y Hitchcock fue precisamente eso. Hitchcock dirigía sus películas a la audiencia. Usaba nuestros impulsos y fantasías, los tejía a través de sus tramas y filmaba sus películas como si fueran sueños. Era un hombre de seriedad moral que comprendía la condición moderna de ansiedad y miedo. Hitchcock nos mostró los frutos violentos y psicóticos de nuestros impulsos humanos y en sus películas, sus personajes los compartían con nosotros.


El hombre considerado como uno de los mejores directores de todos los tiempos, cuyas películas han afectado a millones y cambiado la historia del cine, nunca recibió el premio de la Academia al mejor director. Pero, aunque no tenga un reconocimiento tangible que mostrar por su admirable trabajo, Sir Alfred Hitchcock hizo historia con sus películas, esa es la razón por la que todavía estamos hablando de su influencia décadas después, porque cambió la forma en que se hacía el cine y alteró la industria para siempre. Fue un pionero y un visionario, cuyos clásicos atemporales son quizás más venerados ahora que cuando se estrenaron originalmente, clásicos que continúan y continuarán inspirando a generaciones y generaciones de cinéfilos y cineastas.


12 vistas

Suscríbete para recibir notificaciones del nuevo contenido